Solo pretendo ser una pequeña baliza que titila cuando creo que erramos el sendero por el cual prometimos caminar


Los 9 meses que en estos días cumplen las intensas tratativas de Kerry en Medio Oriente no dieron a luz nada. No hace falta mucha ciencia para darse cuenta que no estamos en presencia de un embarazo falso o imaginario, sino más bien de una típica farsa puesta en escena por Netanyahu con la ayuda del Presidente de la Autoridad Palestina Mahamud Abbas.

Teniendo en cuenta la constelación de factores internacionales de los últimos años, el carácter de los liderazgos palestino e israelí que negocian actualmente y los factores de poder internos en ambos bandos, un acuerdo de paz entre las partes prácticamente sería factible solo por la vía milagrosa. Líderes de la Autoridad Palestina no pueden firmar la paz sin aceptar una solución que no incluya al menos dos de sus demandas básicas: reconocimiento de un Estado Palestino independiente en base a los límites de Cisjordania del 4 de Junio de 1967 y Jerusalén Oriental como su capital. El equilibrio político interno de Israel hace prácticamente imposible que Netanyahu pueda siquiera acercarse a tamañas exigencias territoriales e institucionales.

La imposibilidad intrínseca de llegar a una solución viable del conflicto no debe confundir.  Ambas partes tienen muy claro la crucial importancia, para cada una con su particular motivo, de una eterna continuidad de negociaciones estériles. Los pomposos discursos con grandilocuentes promesas de dolorosas concesiones por la paz que ambos pueblos anhelan denodadamente no son más que una cortina de humo que esconde las verdaderas intenciones de negociar eternamente sin el menor propósito de firmar un acuerdo de paz.

Para Mahamud Abbas y su gente de la agrupación Fatah es la única posibilidad de supervivencia en el timón palestino. Solo bajo esas condiciones, norteamericanos y europeos les cubren la espalda económica mientras que el ejército de Israel les brinda seguridad para no caer en manos de Hammas.

Para Israel el Perpetuum mobile de negociaciones sin ningún logro concreto asegura, por un lado, un frente internacional políticamente tranquilo. En el frente interno le permite conservar su coalición al continuar una permanente y sigilosa ampliación de sus colonias civiles judías en Cisjordania. Un parón repentino y definitivo de las negociaciones lo obligaría a hacerse cargo de la población palestina, algo que Israel le huye como al fuego. Es de suponer que la constitución de un Estado Palestino independiente es una perspectiva que con seguridad la constelación política israelí del último tiempo no lo va a permitir, inclusive por la fuerza.

Bajo estas condiciones es muy claro que el callejón sin salida al que aparentemente se arribó en las negociaciones no es más que un espejismo. En esta ocasión se hace necesario la gran farsa de “pagar precios” políticamente exagerados aunque estratégicamente insignificantes por esa interminable continuidad improductiva.

Liberar prisioneros convictos por crímenes, congelamiento temporal de la construcción de colonias judías en Cisjordania, comprometerse a no incorporarse a instituciones de la ONU o liberar al espía israelí Pollard son logros o concesiones que afectan o enaltecen el orgullo nacional, pero carecen de todo valor estratégico o histórico. Concentrarse en estos aspectos marginales de la negociaciones pone de manifiesto la verdaderas intenciones de continuar ganando tiempo, al mismo tiempo que se escabullen de enfrentar los verdaderos meollos que impiden un arreglo pacífico y definitivo.

El canciller norteamericano Kerry, quien tomó la función de mediador y timonel de las negociaciones, lamentable o intencionalmente, supuso que el poder está en manos de los gobiernos liderados por Netanyahu y Abbas. Craso error.  Los grados de libertad en la toma de decisiones de estos dos líderes y sus gobiernos están severamente socavados por dos sectores extremistas que se oponen a todo acuerdo y están dispuestos al uso de la fuerza para cumplir sus objetivos.

Los grupos que promueven la colonización judía en Cisjordania y la agrupación palestina Hammas actúan como dos bombas que sabotean permanentemente todo intento de arreglo pacífico y su neutralización total es una condición primordial e imprescindible para comenzar a pensar en firmar la paz.

Desentenderse de este problema, tal como lo hicieron la mayoría de los negociadores hasta la fecha, es el motivo principal de los reiterados fiascos.

Todos aquellos que repetidamente nos sermonean que el acuerdo de paz está ahí y que solo es necesario extender la mano para conseguirlo (Sin lugar a dudas el Presidente Peres es el campeón) no hacen más que esconder la cabeza bajo tierra como el avestruz.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel  2-4-2014  http://daniel.kupervaser.com/

 

  

 

 

 

Comments 4 Comments »

Israel se jacta de su ejemplar orden legal e institucional dentro de las democracias del mundo, y por supuesto, es de lo mejor en Medio Oriente. A decir verdad y fuera de ciertos crujidos menores, dentro de los limites de hasta junio de 1967 esta aseveración tiene muchos visos de reflejar la realidad. No ocurre lo mismo en el territorio de Cisjordania en donde el Estado hebreo, gracias a su control militar absoluto, actúa sobre la base de en una total soberanía de facto y no de jure.

Dentro de los límites de la línea verde (anteriores a la Guerra de los 6 Días), la verticalidad del mando militar se respeta a rajatablas. No así en Cisjordania. En este territorio el ejército israelí delegó a segundo plano su función de defensa para primordialmente convertirse en fiel sirviente de la colonización judía, en general, y de los colonos en particular.

A diferencia del altercado diplomático con Jordania por un “inesperado desperfecto” de cámaras que impidió grabar la “dudosa muerte” de un juez de ese país en manos de soldados israelíes, esta semana cámaras abiertas pusieron al desnudo el verdadero accionar de esos soldados en Cisjordania.

La orden del comando militar israelí en Cisjordania es muy clara en permitir a los palestinos izar su bandera. El mismo vocero del ejercito así lo recalca: “El ejército israelí no tiene como objetivo quitar banderas y no hay toda intención de asumir tal política”[1]. Pero en Cisjordania las voces de colonos y rabinos impiden que órdenes de generales se escuchen.

Un colono judío en la ciudad de Hebrón se sintió muy molesto ante una bandera palestina izada  en el techo de la casa de propiedad de un palestino. Vociferando la típica concepción expansionista y fundamentalista judía que “tu techo es mío, todo este país es mío y todo lo que hay en el país es mío”[2], este colonizador israelí no dudó y decidió tomar la ley en sus manos trepando para violentar el techo del palestino y en un asalto quitar la bandera que tanto ofende el honor judío. En su abusivo intento y sin la mínima precaución quedó apresado por una tupida maraña de alambre de púa emplazada como protección.

La inmediata aparición de una patrulla militar bajo el mando de un oficial israelí fue suficiente para demostrar el descaro del accionar servil de las fuerzas de seguridad israelíes en Cisjordania. El delincuente israelí que invade ilegalmente la propiedad de un pacifico habitante de la zona recibe toda la ayuda necesaria para liberarse del embrollo donde se metió y del delito que cometió. El simple poblador palestino que izó legalmente su bandera recibe la amenaza del oficial que “por orden de la jefatura de la brigada regional debe quitar inmediatamente la bandera palestina del lugar so pena de ser encarcelado”[3]

Ante la insistencia del palestino de no cumplir una orden ilegal y la inminencia del arresto, el oficial escucha la sugerencia de uno de sus soldados ayudantes que tiene presente que todos los acontecimientos están siendo filmados: “dile a la jefatura que son unos desequilibrados. Quitar la bandera y arrestarlo por la fuerza frente a las cámaras es una enorme idiotez”[4].

Estos pobres soldados israelíes, víctimas del avasallamiento de su ejército a los mandatos de colonos y rabinos con ideas fundamentalistas, se vieron en la necesidad de una vergonzosa retirada, toda grabada, ante la amenaza de la temible arma de destrucción masiva de la imagen de Israel: la filmadora palestina.  Así como a los ladrones le está permitido robar pero no ser atrapados, da la impresión que a soldado israelí en Cisjordania le está permitido acosar a palestinos pero prohibido ser filmado.

El vocero del ejército ingenuamente nos quiere hacer creer por centésima vez que solo “se trata de una iniciativa local y que el incidente será investigado”[5]. Bienaventurados los creyentes.

Para una impresión directa de las filmaciones ver:

http://www.youtube.com/watch?v=c_yKpu61zM8

http://www.youtube.com/watch?v=a1s3Qt-Tm5I

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 15-3-2014  http://daniel.kupervaser.com/blog/



[1] “Colono judío quiso quitar bandera palestina”, Walla, 13-3-2014

[2]  ”Colono judío se enredó y complicó a soldados israelíes”, Ynet, 13-3-2014

[3]  ”Surrealismo en Hebrón: colono invade casa palestina y se enreda en alambre de púa”, Haaretz, 13-3-14

[4] ” Colono judío se enredó y complicó a soldados israelíes”, Ynet, 13-3-2014

[5]  Todas las fuentes anteriormente citadas.

Comments 3 Comments »

 

En contadas ocasiones de la historia de la región se visualizó una generalizada coincidencia entre los analistas en pronosticar un fracaso como los esfuerzos del Canciller Kelly para lograr un acuerdo palestino israelí. Más aun, la gran mayoría de estos expertos coincide en vaticinar que como consecuencia inmediata casi con seguridad seremos testigos de la irrupción de una tercera intifada.

Hay quienes se hacen eco de rumores que proceden del lado palestino. “Llegó a manos de Ynet un documento de los servicios de seguridad palestinos donde se menciona la gran posibilidad de una rebelión popular si fracasan las negociaciones”[1]. A decir verdad y como ocurre reiteradamente, el ejército israelí se les adelantó a los palestinos en el pronóstico: “El comandante de la Región Centro, General Alon, alertó de una posible ola de violencia popular si fracasan los esfuerzos de Kerry”[2].

Hay analistas que no solo hablan de posibilidad, sino de un estallido inminente. “La tercera intifada es inevitable. Del fracaso a la desilusión, y de ésta a la conflagración, el trecho y el tiempo son muy cortos”[3]. Otros se ocuparon de barajar las distintas alternativas de la chispa que encienda la fogata. “La tercera intifada se desencadenará por el soldado que mate a otro niño, por el fiscal militar que una vez más decida que el asesinato se ajustó a las normas, por el burócrata que firme la orden de demoler una casa o por el colono que patee a una joven. Uno de ellos, un representante leal de la sociedad israelí y su gobierno, será una vez más la gota que desborde el vaso”[4].

Los hay quienes afirman que en esta tercera intifada seremos testigos de la intervención de nuevos actores y del uso de una nueva arma. “Estando en Israel, salta a la vista que está en marcha una tercera intifada. Es la que Israel más temió: no una intifada con piedras o atacantes suicidas con bombas, sino impulsada por resistencia no violenta y un boicot económico. Sin embargo, esta tercera intifada no está encabezada realmente por palestinos en Ramallah, sino por la Unión Europea en Bruselas y otros oponentes de la ocupación israelí en Cisjordania a lo largo del mundo”[5].

Sin menospreciar en lo más mínimo los alarmantes significados de estos sensatos  presagios, da la impresión que todos ellos pecan por subestimar el peso que se merece el drástico cambio de la última década en el potencial de acción de Israel en sus aspectos diplomáticos, militares y económicos. La supremacía militar y diplomática de Israel de 2014 dista años luz de aquella que conocimos a principios de este siglo (segunda intifada) y más aun de esa del año 1988 (primera intifada)  

El gigantesco poder de disuasión de Israel (en todos sus aspectos) quedó muy bien grabado como lección en la consciencia colectiva palestina. Bajo estas condiciones es muy improbable que su liderazgo sea capaz de reiniciar una dolorosa aventura, y si estalla, con mucha seguridad Israel lograría aplastarla rápidamente por la fuerza.

La experiencia de los últimos años nos demuestra la descomunal y sofisticada capacidad de los servicios de información israelíes a lo largo y ancho del globo terráqueo, en especial en Cisjordania. Esta peculiar idoneidad les permite captar y desbaratar a tiempo hasta el mínimo indicio de cualquier intento de ataque o subversión.

Pero Israel no solo en el campo militar está equipado de un inmenso poder de disuasión. Israel dispone de una respuesta no menos contundente también para aquellos que atemorizan con boicot económico. Se debe tener claro que Israel es una potencia supranacional y entre sus súbditos, que no sopesan más que 0,2% de la población mundial, se encuentra más del 11% de los mega magnates más acaudalados del mundo,[6] lo que no es más que “otra razón para apoyar la bendición que otorgó el Creador al decir que ustedes serán la luz para las naciones”[7], la luz verde del dólar. El último informe al respecto anuncia un desmesurado incremento en la riqueza de los judíos multimillonarios[8].

Bajo estas condiciones sería muy ilusorio evaluar como posible un plan generalizado de boicot económico a Israel. Probablemente una campaña de este tipo quede solo en mano de grupos marginales y carentes de toda influencia. La Unión Europea, la principal amenaza según Friedman, ya levantó los brazos y demostró que solo cacarea sin ninguna intención seria de boicot. “Los lazos con Israel siguen siendo fuertes a pesar de las recientes medidas de la Unión Europea para clarificar y fortalecer su larga postura sobre los asentamientos de Cisjordania”[9].

De nada vale amenazar con la tercera intifada. Al gobierno de Netanyahu no le hace ni cosquilla y nadie en Israel corre al refugio con casco y chaleco antibala. La rutina israelí no se modifica y sus ciudadanos continuaran normalmente su vida observando como la colonización civil judía en Cisjordania crece a pasos agigantados y el Estado Palestino no es más que una cita histórica que quedó en el olvido.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 8-3-2014  http://daniel.kupervaser.com/blog/

[1] ” Informe secreto palestino: peligro de intifada”, Ynet, 2-1-14

[2]  ”La tercera intifada está en camino”, Rubén Pedazur, Haaretz, 24-6-13

[3]  ”La tercera intifada”, Alberto Mazor, Israel en Línea, 4-2-14

[4]   ”Como comenzará la tercera intifada”, Amira Hass, Haaretz, 11-12-13.

[5]   ”The third intifada”, Thomas Friedman, The New York Times, 4-2-14

[6]  ”Los judíos ricos del mundo”, Forbes Israel, 17-4-13

[7]  ”Judíos millonarios”, Pagina 321judaismo.com 8-1-12.

[8]  ”Quienes son los judíos más ricos del mundo”, Forbes Israel, 4-3-14. Según los datos publicados, la riqueza de los 9 primeros judíos más ricos creció entre 2012 y 2013 un 31,8% en relación a un 18% del total de ricos del mundo y aproximadamente un 3% de la economía mundial.

9. “La Unión Europea reaseguró a Israel los lazos a pesar de la oposición a los asentamientos de Cisjordania”, Iton Gadol, 7-2-14

   

Comments 5 Comments »

Leonardo da Vinci diseñó un dispositivo que demostraba la imposibilidad del movimiento perpetuo. Tras prolongados experimentos con una rueda y pesas, el ilustre artista y científico italiano arribó a la conclusión que cualquier mecanismo creado por el hombre no podría producir un movimiento perpetuo. Rompiendo las teorías de la ciencia tradicional de más de 5 siglos, líderes israelíes y palestinos están demostrando la veracidad de la existencia del perpetuum mobile, al menos en política y diplomacia, ese sofisticado mecanismo que es capaz de mantener a las partes eternamente negociando sin resolver el problema.

Los 9 meses del período de gestación del proceso de paz que el Canciller Kerry fijó de antemano están llegando a su fin. Este incansable mediador invirtió mucho más tiempo y viajes a la región que sus antecesores, aunque los resultados tal como se vislumbran por el momento dan la impresión que el diplomático norteamericano solo será acreedor a una medalla por su obstinación y no por sus logros.

Pese a los tentadores incentivos y denodadas presiones de Obama sobre Netanyahu y Mahmud Abbas para que acepten ese “salomónico marco de arreglo de paz” propuesto por Kerry, pareciera que también en esta ocasión seremos testigo de una nueva prórroga de las negociaciones y/o una ridícula competencia de echar la culpa del fracaso al otro bando.

Aparentemente es muy difícil comprender esa llamativa paradoja que nos depara la continua e irremediable realidad palestino-israelí. No solo que ambos liderazgos oficiales proclaman a viva voz su apoyo a la solución de dos estados para dos pueblos, sino que, según repetidos relevamientos de opinión, dicho programa goza de un amplio apoyo popular en ambas poblaciones.

La pronosticada decepción al inagotable empeño del Canciller Kerry no es casual ya que de alguna manera se trata de una reiteración de los mismos vacuos esfuerzos de la mayoría de sus homólogos que le precedieron. Todos ellos actuaron bajo la premisa que los líderes del gobierno de Israel y de la Autoridad Palestina gozan del necesario carisma, prestigio y autoridad para obtener el suficiente apoyo en la toma de dramáticas e históricas decisiones.

Aunque ambos líderes juran su total predisposición a un arreglo de compromiso, lamentablemente la solución de este embrollo no se encuentra a su alcance. Tanto Netanyahu como Abbas no pueden liberarse de la sombra de extremistas dispuestos a derrocarlos si osan dar su primer paso en esa dirección. Eternizar el perpetuum mobile de las negociaciones inocuas es la mejor garantía de estos dos dirigentes de permanecer en el liderazgo mientras continúan recibiendo apoyo internacional político y económico.

Todo intento serio de resolver el histórico conflicto palestino-israelí necesariamente debe enfrentarse con el desafío de desactivar dos poderosas fuerzas que no desperdician toda oportunidad de sabotear los proyectos de pacificación.

El conjunto de colonos judíos de Cisjordania con el apoyo de conocidos grupos políticos y religiosos no están dispuesto a permitir, incluso por la fuerza, el desmantelamiento de al menos parte de las colonias judías en Cisjordania y el traspaso de territorios a soberanía palestina, una de las condiciones mínimas para que la Autoridad Palestina firme el acuerdo.

Asumiendo el supuesto que Israel acordó la cesión de territorios exigidos por los palestinos y la consecuente retirada del ejército israelí, tanto Abbas como toda su corte tienen muy claro que su destino probablemente sea similar a la trágica toma de poder de Hammas en Gaza con posterioridad al plan de desconexión de 2005.

En tanto y en cuanto los mediadores que periódicamente ofrecen sus servicios en pos de concretar la anhelada paz entre palestinos e israelíes no se compenetren de la imperiosa necesidad de invertir serios esfuerzos para neutralizar la vehemente y agresiva oposición de estos dos grupos extremistas, continuaremos siendo testigos de innumerables giras y cócteles en un eterno perpetuum mobile de negociaciones estériles.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 3-3-2014  http://daniel.kupervaser.com/blog/

Comments 1 Comment »

El Capitán Roni Kaplan, uruguayo de nacimiento, es un destacado oficial del ejército israelí (IDF) cuyo enérgico servicio como vocero hispanoparlante le acreditó el privilegio de ser condecorado como oficial sobresaliente por el Teniente General Gantz, su Comandante en Jefe. No es para menos. Donde la experiencia estratégica de ejecuciones con aviones sin piloto o bombardeos de ablande pierden toda efectividad y se hace necesario el uso de la razón y el convencimiento, nada es fácil para el Capitán Kaplan cuando debe enfrentarse  ante la peligrosísima “parcialidad con que muchas veces los medios de comunicación convencionales muestran la realidad de Judea y Samaria”[1].

En una brillante maniobra de contraataque táctico el laureado capitán movilizó al Sargento Macarena Merino que en una audaz entrevista puso al descubierto los batallones y el armamento de los que se vale este vocero para ser merecedor de tan alta distinción. Macarena Merino, argentina de nacimiento, “forma parte del Cuerpo de Inteligencia de Combate, denominado los ojos del país, que trabaja las 24 horas del día observando la zona de Judea y Samaria a través de cámaras de monitoreo”[2].

Esta entrevista no saldría de un marco común, salvo que los detalles operativos en boca de Merino proyectaron justamente la conocida imagen negativa del accionar del IDF en Cisjordania y la torpeza del Capitán Kaplan.

En estas palabras se explaya la entrevistada: “mientras las cámaras de los medios le muestran al mundo una realidad parcializada de Judea y Samaria, nuestras cámaras de monitoreo muestran una realidad diferente. Día tras día civiles israelíes sufren ataques del terrorismo popular. Con el fin de proteger a nuestros civiles impidiendo diversos ataques, soldados del IDF se encargan de observar el movimiento sobre esta zona. Su equipo trabaja para garantizar la seguridad de nuestros civiles los 365 días del año”[3].

Pese a las mejores intenciones del Capitán Kaplan, la difusión de la entrevista le hizo muy poco favor a Israel y en especial al suboficial entrevistado. Como es costumbre en los reportes de IDF, es de suponer que el nombre Macarena Merino es un camuflaje. De otra manera esta inocente sirviente probablemente no pueda salir del país por mucho tiempo bajo el temor de ser acusada de un posible delito por incumplimiento de clausulas del Cuarto Convenio de Ginebra. Este conjunto de normas, al cual Israel esta adherido, establece claramente que todo ejército que ocupa territorios como consecuencia de conflictos armados tiene la obligación de proteger sin discriminación alguna a todos los civiles en esa jurisdicción.

La franqueza y candidez de la confesión de Merino acentúa la conocida preocupación de IDF por apoyar y proteger casi exclusivamente a colonos judíos en Cisjordania mientras que en un declarado acto de segregación étnica, miran al cielo cuando hordas judías atacan palestinos inocentes bajo las acciones tristemente denominadas “etiqueta de precio”. Un sinnúmero de filmaciones difundidas por reconocidos medios israelíes son el testimonio fidedigno que soldados israelíes hacen la vista gorda o directamente actúan como protectores en ataques de colonos israelíes.

Después de las precisas declaraciones del Sargento Merino, difícilmente se pueda llegar a refutar la veracidad del argumento que “Los soldados de IDF ven como su principal misión en Cisjordania la defensa de israelíes, es decir colonos judíos”[4], pese que los reiterados actos de vandalismo judío en la región fueron catalogados como terrorismo nada menos que por Moshe Yaalon, Ministro de Defensa de Israel[5].

La publicación de la citada entrevista nos hace suponer que el vocero de las fuerzas de defensa de Israel para América Latina y Asia tiene muy internalizada la discriminación étnica inmanente de la sociedad israelí o su función de sirviente de la colonización civil judía en Cisjordania. Estas dos premisas, conjuntamente o por separado, aparentemente lo inhiben de prestar suficiente atención a su torpeza en sus funciones de hasbara (esclarecimiento en hebreo).

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 7-2-3014  http://daniel.kupervaser.com/

 

 

 

 



[1]  ”Siempre atentos: ojos protectores sobre Judea y Samaria”, IDF blog, 29-2-2014.

[2]  IDF blog, Idem. 

[3]  IDF blog, Idem 

[4] “Los guardias del desorden”, Amos Harel, Haaretz, 10-1-2014

[5] “El Ministro Yaalon: Etiqueta de precio es terrorismo”, Ynet, 8-1-2014

Comments 1 Comment »

En el desesperado intento de buscar apoyo internacional ante las controversiales actitudes de Israel en su conflicto con palestinos y países árabes, muchos de los paladines del estado judío se tientan por  recurrir a una  herramienta poco convencional: los aportes a la humanidad del renombrado ingenio y talento judío. Los múltiples y afamados logros científicos de Israel se convierten en un apropiado embalaje y un perfecto escudo detrás del cual  pueden pasar desapercibidas conductas inadmisibles, serias transgresiones a normas internacionales o discriminaciones.

Un reciente motivo de orgullo nacional fue la última Conferencia Anual organizada por la Agencia Espacial de Israel como reiterada demostración de liderazgo internacional del país y sus científicos. En principio, nada más inocuo y magnánimo que ser miembro de ese pequeño grupo de científicos a la cabeza de  esa hazaña que es la conquista del espacio que pertenece a toda la humanidad. Sin embargo, fue suficiente prestar atención a una sola exposición para verificar que detrás de estos “reputados aportes a la humanidad” se pueden esconder oscuros propósitos bélicos.

“El ex Director General del Ministerio de Defensa, General Retirado Udi Shani, reveló en la mencionada conferencia que años atrás se constituyó una comisión especial de varios expertos en la materia a los efectos de analizar el accionar de Israel en el espacio. Una de las sugerencias de esta comisión, y tal vez la más interesante e importante de todas, fue lanzar satélites latentes mas allá de la atmosfera, que en situaciones apropiadas entrarían en acción y atacarían objetivos dentro de la atmosfera. Yo creo que éste es el camino correcto: sistemas de ataques latentes que se despiertan en momentos críticos. El desarrollo de la capacidad de uso del espacio es imprescindible dado que las dimensiones terrestres y marítimas ya fueron aprovechados al máximo”[1].

Pareciera que el general retirado Shani demuestra que el liderazgo israelí se cansó de vulnerar soberanías extranjeras cuando operan el largo brazo de su ejército y ésta es la oportunidad de apropiarse e izar la bandera celeste y blanca con la estrella de David en el espacio. “Debemos ser independientes en este medio. Nosotros no podemos ser dependientes de territorios ajenos. Nosotros necesitamos todo celeste y blanco”, declaró el general sin pestañar[2]

No se trata de la primera oportunidad que se propone el uso del espacio como marco de acción dentro de los programas estratégicos de un país. El proyecto de defensa estratégico comúnmente conocido como la guerra de las galaxias fue un sistema propuesto por el Presidente Ronald Reagan en 1983 para utilizar el espacio a fin de defender a EE.UU contra un ataque nuclear con misiles balísticos intercontinentales rusos. El proyecto norteamericano se centraba más en una dirección estratégica defensiva que hacia una política ofensiva como lo fue en el caso de la concepción anterior basada en la disuasión bajo una amenazante destrucción mutua asegurada.

Bajo la conocida estrategia que el ataque es la mejor defensa, la insólita y amenazante propuesta israelí tiene como objetivo escudarse detrás de inocentes satélites para minar ese espacio, que hoy pertenece a todos,  con poderosas bombas listas para ser lanzadas a tierra cuando el liderazgo israelí lo considere oportuno.

Está claro que a partir de ese momento no habrá ninguna posibilidad de refutar toda acusación a Israel que su conocido y largo brazo de seguridad lo convirtió en una amenaza potencial y latente a todo país del mundo que mira bombas pendientes sobre su cabeza. Lamentablemente, en parte se le está dando la razón al liderazgo de los Ayatolas quienes insisten repetidamente que Israel es un verdadero peligro para el mundo.

Las cajas de naranjas Yaffa fueron la imagen de la redención del pueblo judío que emerge con la instauración de Israel como refugio tras sufrir persecuciones por siglos. Hoy observamos la presencia de material bélico israelí prácticamente en todo el mundo desde que nos convertimos en uno de sus principales proveedores. El globo terráqueo ya no es suficiente. Queremos ser los primeros en traer armamento al espacio.

Nos autodenominamos el pueblo del libro, aunque más bien aspiramos a ser el pueblo de la bomba.

Ojala me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 1-2-2014  http://daniel.kupervaser.com/

 


[1] “Un jerarca israelí reveló: Así atacará Israel desde el espacio”, Walla, 30-1-2014

[2] Walla, Idem.

Comments 1 Comment »

Las acusaciones de “obsesión incomprensible” y “mesianismo” con que Moshe Yaalon, Ministro de Defensa de Israel, arremetió contra el Canciller norteamericano Kerry fueron motivo para que los medios informativos se centralicen en las “relaciones especiales” entre ambos países. Sin prestar la debida atención, la mayoría de los medios ignoran otra batalla de mucho mayor significado que justamente se está librando entre las dos partes en estos días.

Recientemente se informó que el grupo de superpotencias denominado G5 + 1 arribó a un acuerdo parcial con Irán en todo lo referido al control y limitación de su programa nuclear. De inmediato se difundió que las autoridades del país persa comienzan a poner en práctica sus compromisos[1]. Con la misma prontitud, Netanyahu expresó su total desacuerdo con tal avance demandando ser más exigente y la imposición de nuevas sanciones a Irán[2].

Como la experiencia demostró en repetidas oportunidades del pasado, para estas misiones de imponer exigencias israelíes a la diplomacia internacional rápidamente se movilizan los grupos de presión judíos de EE.UU. “El lobby pro israelí AIPAC, que con seguridad coordinó su posición con el gobierno israelí, dio a publicidad un documento oficial por el cual “solicita” del Congreso Norteamericano imponer nuevas sanciones contra Irán que garanticen que ese país se atenga a las consecuencias si no cumple con sus obligaciones o se niegue a llegar a un acuerdo razonable”[3]. Expertos coinciden que tal intervención no tiene otro objetivo más que poner una zancadilla a Obama en su avance hacia un acuerdo con Irán. La solicitud de AIPAC “crea una imagen de provocación infantil de Israel y de AIPAC dedicada a sabotear el acuerdo parcial con Teherán[4].

Todo analista de la política interna norteamericana tiene muy claro que una “solicitud” de AIPAC no se puede contrariar, por más que objetivamente tenga como meta perjudicar la política internacional del presidente del país. Para el conocido rabino norteamericano Jack Moline, “AIPAC trata de sugestionar a los diputados de que si votan desfavorablemente a las sanciones contra Irán, esto los convierte en antiisraelíes y en traidores a la comunidad judía[5]. Todo entendido en la materia tiene claro que el significado de esta amenaza para un parlamentario norteamericano no es más que una despedida de su escaño para las próximas elecciones del Congreso.

Efectivamente, con suma rapidez la iniciativa logra el apoyo de una mayoría relativa de 59 Senadores, con la gran posibilidad de arribar en un futuro próximo al apoyo de más de 67, situación en la cual ni siquiera el veto de Obama podría derrocar la iniciativa. Como demostración que debajo de sus elegantes trajes estos senadores norteamericanos visten camisetas con el escudo de David, el proyecto de ley incluye un artículo de mucho patriotismo norteamericano: “Si el Gobierno de Israel se ve en la necesidad de lanzar un legitimo operativo militar de autodefensa frente al programa nuclear iraní, el Gobierno norteamericano deberá alistarse del lado de Israel y otorgarle ayuda diplomática militar y económica”[6].

Esta grosera intervención judía local en intereses internos de su país recibió una inusitada justificación, seguramente aludiendo a un derecho único o divino. Para Michael Oren, el recientemente retirado Embajador israelí en EE.UU, el accionar de las organizaciones judías en ese país para torpedear los planes de Obama de llegar a un acuerdo con Irán es legítimo[7].

Lamentablemente y sin vacilar, las direcciones comunitarias judías de la diáspora se prestan al juego de intereses del gobierno de Israel. De esta manera demuestran al mundo que no son más que una ficha en mano de ese liderazgo israelí que impone su condición de potencia supranacional que ya no se basta de su propio poder y diplomacia, sino que hace uso en su favor de la poderosa influencia de las comunidades judías ciudadanas de otros países. Bajo estas condiciones es muy difícil convencer a los pueblos del mundo de la inexistencia de la doble lealtad judía, o mejor dicho, de una típica deslealtad.

En relación con esta batalla, el diario inglés The Economist publicó una caricatura muy provocativa. Una larga lista de reconocidas instituciones judías de diferentes diásporas atacó ferozmente esta publicación acusándola de antisemita. La imagen representa al Presidente de EE.UU encadenado a su Congreso representado por su escudo en donde, junto a sus típicas estrellas, la estrella de David implica que el Congreso está controlado por judíos con una agenda proisraelí. Efectivamente, en la caricatura se inculpa a los judíos de controlar la política norteamericana, y por lo tanto, puede ser considerada antisemita. El problema es que refleja una clara realidad de una gran influencia judía en toda política norteamericana que tenga cualquier relación con Israel. En ese sentido es muy difícil afirmar que su autor se equivocó.

Obama controlado por el lobby judío norteamericano

Ojala yo me equivoque.

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 24-1-2014 http://daniel.kupervaser.com/


[1]  ”El acuerdo atómico con Irán entro en vigencia. Irán dejó de enriquecer uranio de alta concentración”, Haaretz, 20-1-2014.

[2] “Netanyahu puso agua fría sobre el acuerdo nuclear  de Irán en su primer día”, Iton Gadol, 20-1-2014.

[3]   ”AIPAC: Nuevas sanciones contra Irán si no cumple con sus compromisos”, Haaretz, 26-11-2013.

[4] “La ley de las sanciones afecta a Israel y no a Irán”, Haaretz, 17-1-2014

[5]  ”Jewish-American public leader raps AIPAC on lobbying for more Iran sanctions”, Haaretz, 11-1-2014.

[6] “El objetivo: sabotear el acuerdo con Irán”, Peter Beinart, Haaretz, 17-1-2014.

[7] “Radio Israel. Red B, 23-1-2014

Comments 2 Comments »

 

Reuven Pedhazur, Diario Haaretz, 8-1-2014

Ahora, tras la muerte de la opción militar contra Irán, el Primer Ministro israelí debe comenzar a diseñar una nueva visión estratégica. Aun si no está dispuesto a reconocerlo, Netanyahu entiende que la opción de un ataque a Irán  se evaporó. Tratándose de un político realista también entiende que se incrementaron las posibilidades que Irán finalmente pueda equiparse de armamento atómico. Por lo tanto, Netanyahu debe abandonar la política de atemorizar y la retórica del holocausto para ofrecer otra perspectiva a los ciudadanos de Israel. El premier israelí debe aclarar a su población que armamento atómico en manos de Irán no presagia el fin del sueño sionista y ellos no tienen que apurarse y largarse de Israel en el momento que quede claro que Irán dispone de la bomba atómica. Por otra parte, Netanyahu necesariamente debe comenzar a definir las líneas de la política que Israel tiene que adoptar frente a un Irán atómico.

En ese contexto, Netanyahu debe compenetrarse de la experiencia norteamericana cuando vacilaron sobre la misma temática en la década del 60. John Kennedy estructuró su campaña presidencial bajo la sombra de amenazas atómicas soviéticas. A sus prosélitos les prometió que inmediatamente con su arribo a la Casa Blanca, él se encargaría de la construcción de refugios antiatómicos para toda la población y aceleraría el  desarrollo de sistemas de defensa contra misiles nucleares. Con el transcurso de unos pocos meses Kennedy entendió que éste no es el camino apropiado. El Estado no es capaz de soportar el desproporcionado costo de construir estos refugios para todos los ciudadanos de EE.UU. De todas maneras, no serian efectivos en caso de un ataque atómico repentino. El desarrollo de sistemas de defensa en contra de misiles soviéticos lo abandonó su sucesor Lyndon Johnson, después que su ministro de defensa Robert Mc Namara le convenciera que frente a misiles atómicos incluso el más eficiente sistema de defensa no ayuda mucho. Esto se debe a que ninguna defensa se la puede considerar totalmente hermética y es suficiente con que unos pocos misiles la esquiven para que el precio de su impacto fuese insoportable. El resultado fue diseñar una nueva política basada en la disuasión mutua.

Pareciera que los principios y los argumentos sobre los cuales se basó la política que consolidó el gobierno norteamericano cinco décadas atrás, son relevantes también al caso israelí-iraní en este nuevo siglo. Desde el momento en que quedó claro que no se puede controlar ni limitar la magnitud de una guerra atómica, y si se desata de todas maneras se convertiría en una guerra total sin que nadie se pueda adjudicar la victoria, entonces lo único que resta es la disuasión. Esto es lo que evitara el uso, o incluso la idea del uso, del poder atómico.

El aspecto central de la concepción de la disuasión mutua fue el abandono de los sistemas de defensa. El significado de esta renuncia es la adopción de normas de pensamiento en contradicción al instinto de auto protección básico del ser humano. Así se captó el argumento de Mc Namara, que EE.UU se auto expone a una destrucción segura y total, pese a que dispone de la tecnología que le permite desarrollar y alistar sistemas de defensa que intercepten misiles soviéticos. Como era de suponer, estas ideas fueron recibidas con una vigorosa oposición del alto mando militar y de los jerarcas de la industria bélica. El paso de los años otorgó la razón a Mc Namara.

Nosotros no tenemos nuestro Mc Namara que presione al gobierno y su cabecera en el planteamiento sobre la política que Israel debe adoptar si fracasan todos los intentos de detener el programa nuclear iraní. Éste es el motivo por el cual invertimos billones en el desarrollo de sistemas de defensa, como por ejemplo el Arrows, que lamentablemente dejaran de ser relevantes en el momento en que nos amenacen con ataque atómico. Debemos tener claro que inclusive el sistema Arrows-3, tan eficiente como lo fuese, no es capaz de ofrecer una defensa hermética frente a misiles iraníes. El precio del impacto de un solo misil atómico o dos en el gran Tel Aviv sería insoportable.

Netanyahu debe comprender que la opción militar en contra de Irán murió, debe dejar de amedrentarnos y simplemente cambiar disquete.

Traducción: Daniel Kupervaser http://daniel.kupervaser.com/

Comments 3 Comments »

 

“Solo yo de tanto amor me callo”  Yossi Banai

 

Un análisis de los acontecimientos político-sociales en Israel no puede aspirar a ser denominado serio si pasa por alto dos aspectos aparentemente independientes el uno del otro, aunque conjuntamente se potenciaron y adquirieron notoria relevancia en la última década.

El primero de ellos es el admirable y prodigioso poder de persuasión y manipulación que posee Netanyahu sobre la opinión pública israelí, especialmente en momentos de toma de decisiones importantes. El segundo aspecto se refiere a una significativa e inexplicable pasividad masoquista de gran parte de la sociedad israelí que se conforma solo con protestas anodinas o refunfuñando delante del televisor cuando el poder central le mete groseramente la mano en su bolsillo.

Las masivas manifestaciones del verano de 2011 con la participación de ciento de miles de jóvenes indignados demandando justicia social, y la respuesta con la aprobación oficial del informe de la comisión presidida por el renombrado economista Manuel Trajetenberg, representan el ejemplo más significativo y relevante de los dos rasgos mencionados en su interacción.

En Octubre de 2011 el gobierno israelí aprobó las recomendaciones de dicho informe que incluían un amplio paquete de medidas destinadas a romper el enraizado canibalismo capitalista y promover un ansiado estado de bienestar social.

Hoy, tras la decisión de Netanyahu y Lapid de reducir significativamente el ritmo de crecimiento del gasto público, se puede decir que se incrustaron los últimos remaches en el ataúd para sepultar definitivamente las aspiraciones populares de un cambio de rumbo social.

Existe un consenso generalizado entre los analistas que el efecto de la protesta social de 2011 se borró totalmente de la memoria nacional. “La Comisión Trajtenberg fue instituida para reducir el alto costo de vida en el país, para ayudar a llegar a fin de mes  a las capas medias y bajas de la sociedad, para incrementar las inversiones estatales en infraestructura, educación, salud y bienestar social. Las recomendaciones no fueron revolucionarias, pero incluyeron propuestas detalladas de un cambio en el orden de prioridades. Con el pasar de dos años y medio se puede afirmar que la protesta social desapareció, gran parte de las sugerencias se esfumaron, otras tantas no se aplicaron, y en los últimos meses da la impresión que el gobierno va camino inverso. El dúo que controla la economía, Netanyahu y Lapid, declara a viva voz que su proyecto es de un gobierno más chico que ofrezca al público menos servicios, menos educación, menor infraestructura, menos bienestar social y salud. El argumento: cobrar menos impuestos. Todo lo contrario de las recomendaciones de Trajtenberg”[1].

El modelo de Netanyahu, como ya quedó demostrado durante la última década, beneficia a grandes emporios económicos y un reducido grupo de multimillonarios del país a cuenta de la gran mayoría de sus ciudadanos. La continuidad de este plan recibió confirmación con declaraciones oficiales de los últimos días. Eugene Kandel, Director General del Consejo Nacional Económico de Israel y uno de los allegados más cercanos a Netanyahu en políticas económicas declaró que “no se puede subir los impuestos a los ricos” y “la generación de jóvenes debe trabajar más y ahorrar más”[2]. Yair Lapid, Ministro de finanzas atacó a los “chillones populistas” y confirmó que continuará repartiendo fortunas a los multimillonarios: “continuaremos otorgando beneficios fiscales a las grandes empresas”[3].

Todo el prestigio y renombre de Trajtenberg, afamado economista de origen argentino, se convirtió en un simple analgésico y sedante político que hábilmente fue manipulado por Netanyahu para calmar la irritación popular momentánea y así  retornar rápidamente a su conocido sendero del canibalismo capitalista.

Ante una apatía generalizada de la sociedad que se arrodilla ante un saqueo a vista de todos, nadie se debe sorprender que el Estado Judío adopte para su liderazgo una consigna económica parafraseando el mensaje de Kandel: “trabajen más holgazanes, que el beneficio se lo damos a los millonarios”.

Un “prominente intelectual judío”, según AMIA, nos trata de convencer que los judíos son los más indicados para enseñar al mundo lo que es inclusión y solidaridad social. “Un principio pilar del mensaje moral trasmitido por la divinidad al pueblo judío, es el que somos responsables el uno por el otro. Para la ética judía está prohibida la indiferencia frente al sufrimiento. La ética que propone el Antiguo Testamento que dio su ser y esencia al pueblo judío, se convirtió en pilar de la ética cristiana e incidió fuertemente en otras éticas[4].

Si suponemos que estas aseveraciones son ciertas, aunque en la actualidad hay suficientes motivos para dudarlo seriamente, ciudadanos de Israel deberían exigir de su gobierno la imposición de políticas económico-sociales en concordancia con la ética judía, mucho antes de exigir ridículamente a los palestinos que reconozcan a Israel como Estado Judío.   

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 5-1-2014  http://daniel.kupervaser.com/

 

 



[1]  ”¿Hubo protesta? Los impuestos bajan y el presupuesto de seguridad se infla”, Moti Basok, The Marker, 31-12-2013  

[2]  ”Entrevista a Eugene Kandel”, The Marker, 30-12-2013.

[3]  ”Lapid: continuaremos dando beneficios fiscales a empresas”, Ynet, 7-11-13.  Según el último informe, estos beneficios contabilizaron el importe de 8 mil millones de shekel en 2012, lo que representa un costo por familia media que se aproxima a un sueldo promedio por año. Ver: “Beneficios fiscales a grandes empresas”, Ynet, 3-1-2014

[4]  ”Valores éticos y vida cotidiana”, Bernardo Kliksberg, Editorial Mila 2005, Pág. 17

Comments No Comments »

Debo reconocer que desconozco las preferencias culinarias y los platos predilectos de los más altos responsables de la cancillería norteamericana y de la Unión Europea. Sus intensos e  incesantes esfuerzos para promover progresos en las negociaciones entre israelíes y palestinos les copó sus atiborradas agendas imponiéndole reiteradas giras a la región. Es de suponer que en esas ocasiones estos distinguidos funcionarios fueron agasajados en Israel en opíparos banquetes con menús de la mejor cocina autóctona.

Pese al fracaso que pronostican la mayoría de los analistas, la perseverancia y tenacidad de estos diplomáticos extranjeros parece demostrarnos que no tienen una inclinación especial por los aromas y sabores de la tradicional comida del Estado Judío. Por el contrario, da la impresión que disponen de un paladar estropeado que los lleva a deleitarse en toda oportunidad que el anfitrión les hace tragar sapos kosher.

En estos días somos testigos de este tradicional ágape con que Netanyahu y sus camaradas agasajan a la diplomacia europea y norteamericana en vista de la acordada tercera ronda de liberación de prisioneros palestinos.

Como es sabido, el liderazgo actual de Israel no pudo contener su típico ensañamiento ante logros palestinos y, como aparente represalia, en las dos rondas anteriores dio rienda suelta a sus esfuerzos de conquista territorial de Cisjordania por medio de nuevos y provocativos planes de construcción de viviendas.

Consientes del carácter “cínico y repulsivo”[1] de esa conducta de Netanyahu, el canciller Kerry y sus pares europeos alertaron a Israel en términos diplomáticos  amenazantes días antes de la puesta en marcha de esta tercera ronda. “Un alto funcionario israelí señaló que el canciller norteamericano Kelly, su enviado directo a las negociaciones, Martin Indyk y otros altos jerarcas del país del norte, exigieron de Netanyahu y de otros ministros israelíes restringir en todo lo posible la publicación de planes de nuevas construcciones en respuesta a la liberación de prisioneros palestinos. El motivo aducido: el temor que estos anuncios provoquen el derrumbe de las conversaciones de paz”[2].

Los representantes de la Unión Europea fueron, de palabra, mucho más contundentes. “En un urgente encuentro con el Director General de la cancillería israelí, cinco representantes de los Estados más importantes de la Unión Europea advirtieron a Israel no hacer declaraciones públicas de construcción de nuevas viviendas paralelamente a la liberación de prisioneros palestinos a fin de mes. Si continúan construyendo en Cisjordania, los acusaremos de ser los responsables del fracaso de las negociaciones de paz, afirmaron los funcionarios europeos”[3].

La presión y las amenazas del exterior son, en la mente de Netanyahu, el escenario ideal. Su respuesta no se hizo esperar. “Un alto funcionario de Jerusalén informó que el Primer Ministro israelí tiene previsto anunciar la próxima semana, con posterioridad a la liberación de la tercera ronda de prisioneros palestinos, una larga  y amplia lista de nuevas licitaciones para la construcción de viviendas en los asentamientos de Cisjordania y en Jerusalén Oriental”[4].

Para Netanyahu, en esta oportunidad, tanto Kerry como los europeos se extralimitaron en sus advertencias. Esta conducta merece un escarmiento mucho más inclemente en términos israelíes: una buena porción de sapo kosher con un insoportable tufo político que estos atrevidos funcionarios tienen que tragar. “En la última reunión de la Comisión Ministerial de Legislación se aprobó con la mayoría de 8 ministros el proyecto de ley que anexa y expande la soberanía total de Israel al Valle del Jordán en Cisjordania”[5].

Si pretenden intervenir en conflictos de esta región como fieles representantes de sus gobiernos democráticos, estos distinguidos diplomáticos norteamericanos y europeos tienen solo una posibilidad: ser sirvientes obedientes de los intereses de Israel con la periódica implicancia de tragarse sapos kosher. Si no están dispuestos a ingerir estos tragos amargos e intentan cumplir a rajatablas la función de mediadores objetivos e irreprochables, según posiciones de sus gobiernos que sostienen la ilegalidad de los asentamientos civiles israelíes en Cisjordania,  sería más conveniente que devuelvan el nombramiento a su Congreso y Ejecutivo y se dediquen a la docencia.

Ojala me equivoque

Daniel Kupervaser

Herzlya – Israel 29-12-2013  http://daniel.kupervaser.com/



[1] Los adjetivos pertenecen a Yuval Diskin, el recientemente retirado Jefe de los Servicios de Seguridad de Israel. Ver “Diskin: La liberación de presos es repulsiva. Netanyahu es débil”, Ynet, 4-12-2013.

[2]  ”EE.UU presiona a Israel no anunciar nuevas viviendas en asentamientos después de la liberación de prisioneros”, Haaretz, 18-12-2013

[3] “Europa a Israel: Si continúan construyendo en Cisjordania, los acusaremos de ser los responsables del fracaso de las negociaciones de paz”, Haaretz, 17-12-2013

[4] “Netanyahu negó el pedido norteamericano de postergar la publicación de las licitaciones”, Haaretz, 25-12-2013.

[5]  ”Ministros aprobaron proyecto de anexión a Israel del Valle del Jordán”, Ynet, 29-12-13.

Comments 2 Comments »

FireStats icon Powered by FireStats